Demoscopia y vida

La inteligencia artificial, con sus análisis masivos de datos, ha empujado a la prospectiva electoral a un nivel que parece casi irreal. Vivimos en un mundo en el que liturgias obsoletas coexisten con nuevas expresiones que todavía no sabemos bien cómo manejar. Se acabaron los coches con altavoces reclamando el voto por la ciudad, pero mantenemos la pegada de carteles y los escenarios mitineros. Los partidos alquilan farolas, envían sobres con papeletas y diseñan decorados de cartón en la era de la demoscopia 4.0. El estudio de “las opiniones, aficiones y comportamientos humanos mediante sondeos de opinión”, según la RAE, ha sido elevado a otra dimensión.

La inteligencia artificial que permite análisis masivos de datos ha empujado a la prospectiva electoral a un nivel que casi no parece real. Se multiplican las encuestas y las estimaciones realizadas a su vez con los promedios de las mismas. En el último mes, he contado más de 20, casi tenemos una encuesta por día. A esto debemos de añadir además los datos que sobre nosotros arrojan las redes. Nuestros “me gusta” y nuestras reacciones se convierten en materia prima que permite después crear un algoritmo que calcula algo, por ejemplo una percepción, una ligera preferencia o un rechazo. Son fórmulas complejas que necesitan expresiones visuales sencillas, como los gráficos interactivos que se mueven ante nuestros ojos sin que ejecutemos ninguna acción. Líneas de colores que se desplazan en horizontal, o diminutos puntos que se concentran y se dispersan en un eje de coordenadas formando hermosas nubes variables, como una bandada multicolor de estorninos volando en el cielo. La información sobre nuestra intención de voto se cruza con otra que proporciona nuestra residencia para crear unos mapas extremadamente detallados, zoom in/zoom out, como pasar del globo terráqueo al tejado de tu casa en Google Maps. Consulte qué vota su vecino era la invitación a navegar por el distrito censal en la portada de EL PAÍS.

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2019/04/24/opinion/1556125944_845607.html