Cómo tratar la suplantación de identidad y el ransomware

Las suplantación de identidad y el ransomware son problemas serios capaces de robar o impedir el acceso a datos financieros corporativos o personales, información delicada de los empleados, atos de pacientes, propiedad intelectual, expedientes de trabajadores y otro contenido valioso. Tanto los ataques de ransomware como de suplantación de identidad, así como sus variantes (la suplantación de identidad personalizada o el ataque contra altos cargos de empresas, y el fraude del CEO o BEC [del inglés “Business Email Compromise”]), son cada vez más habituales y están afectando gravemente a empresas de todos los tamaños. El impacto económico de la ciberdelincuencia en general y el de la suplantación de identidad y el ransomware en particular resulta difícil de calcular por diversas razones, aunque el FBI estima que el ransomware por sí solo ya ha costado a las organizaciones unos 209 millones de dólares tan solo en los tres primeros meses de 2016i.

La suplantación de identidad, que puede considerarse el mecanismo de entrega elegido para diversos tipos de malware e intentos de ciberdelincuencia, y el ransomware, que es una forma especializada de malware diseñada con el único objetivo de extorsionar a las víctimas con dinero, son problemas graves a los que todas las organizaciones deben enfrentarse y de diversos modos

En este documento os mostramos las Prácticas recomendadas para tratar la suplantación de identidad y el ransomware

FUENTE y DOCUMENTO: https://www.revistabyte.es/whitepapers/tratar-suplantacion-de-identidad-...