Las telecos desatan una guerra de «megas» de conexión a internet

Las telecos que operan en España han iniciado una carrera de velocidad en redes móviles y de fibra óptica. Masmóvil lanzó este lunes una tarifa promocional de móvil con su marca Yoigo con datos de conexión a internet ilimitados, la primera del mercado de estas características. Orange respondió ayer con un «giga» simétrico por segundo de banda ancha fija y duplicará la velocidad a todos sus clientes de fibra sin recargo. Tras poner fin a años de una guerra comercial de precios, los operadores libran ahora una batalla de «megas» para robarse clientes justo cuando más están cambiando de compañía.

La dirección de Masmóvil defiende que su nueva oferta ilimitada responde a «los deseos de los clientes de navegar sin cortarse o hacerlo todo desde el móvil». La medida mete sin duda presión a sus rivales, que venían siguiendo una estrategia contraria: cobrar por el exceso de consumo de datos o ampliar los «megas» de la tarifa para justificar subidas de precios.

Todo parece indicar que en fibra acabarán generalizándose en un futuro las conexiones de 1 Gb, frente a los 300 Mb que como máximo ofrecían hasta ahora. Vodafone ya lanzó el pasado otoño los 1.000 Mb de velocidad de descarga, Orange ofrece esa conexión de forma simétrica —de subida y de bajada— y Movistar la está probando. En el móvil, donde el consumo medio por usuario está ya entre 4 y 5 «gigas» al mes, desde el sector admiten también que los planes ofrecerán cada vez más datos.

Las portabilidades, disparadas
Todo para responder a Masmóvil, agitador del mercado. Los usuarios hicieron 8,6 millones de cambios de operador en 2017: 6,5 millones en líneas móviles y 2,1 en fijas, según datos de la CNMC. Solo en noviembre se registraron 902.692 portabilidades, cifra récord.

La compañía dirigida por Meinrad Spenger, cuarto operador con oferta integral de móvil y fibra, sumó 741.593 clientes de móvil y elevó su cuota de mercado en el segmento del 8,3% al 9,6%.

Movistar no solo ha soportado la agresiva irrupción de ese operador, sino que aumentó su base de clientes en 374.326 líneas y mejoró su cuota del 29,9% al 30,1%, reafirmando su liderazgo. Peor suerte corrieron Vodafone, que cedió 152.931 clientes y redujo su cuota al 24,9%, y Orange, que perdió 182.265 y su peso bajó al 26,8%. Movistar también fue la que mejor comportamiento tuvo en contratos de datos: si Orange sumó 46.597 accesos, Vodafone 272.154 y Masmóvil 444.300, Movistar ganó más de un millón.

Fuentes del mercado consultadas por ABC aseguran que esta tendencia en la que Masmóvil acapara portabilidades y Movistar sigue sumando líneas se ha consolidado en el arranque de 2018. La primera sobre todo mediante la comercialización directa, y Telefónica gracias en buena parte a la adición de líneas móviles al paquete «Fusión».

Pese a la guerra de «megas», desde las compañías admiten que no se va a sacrificar la rentabilidad bajando precios como años atrás. Todas están volcadas en mejorar su gasto por clientes (arpu, en el argot del sector). Hasta Masmóvil, considerado de bajo coste, acaba de subir tres euros algunas tarifas de fibra para los nuevos clientes. Y su tarifa ilimitada, además de estar disponible solo hasta el 30 de junio, forma parte de un paquete que incluye también fibra por 99 euros.

El precio sigue siendo un factor determinante para los consumidores al elegir su operador: el 84% está dispuesto a cambiar de compañía si eso le permite ahorrar, según el II Estudio sobre hábitos de consumo de móvil en España presentado esta semana por el comparador Comparaiso. Y en segundo lugar la calidad: no tanto la popularidad de la marca, que según el estudio es el elemento menos valorado, como el volumen de servicios ofrecidos, entre ellos la cantidad de datos en un momento en que los usuarios consumen cada vez más «megas».